martes, noviembre 28, 2017

ENTREVISTA A GREGORIO MORÁN: PERIODISTA IMPLACABLE E INDEPENDIENTE




Hace días que estoy dando la tabarra con el conflicto de Cataluña. Se impone una pausa. Y como no tengo nada mejor que contar, me apropio de una entrevista que me ha enviado el Dr. Krapp que vale la pena leer. La publicó ayer PEDRO SIMÓN en el diario EL MUNDO. Gregorio Morán, el entrevistado, es un periodista y escritor provocador nato, pero tiene buena información, es tremendamente agudo  y da la sensación de que es independiente. Todo lo que manifiesta es de "armas tomar" y no deja a "títere con cabeza". Esta manera de ser le ha ocasionado conflictos. El último, ser despedido de La Vanguardia por uno de sus artículos poco complaciente con la Generalitat de Catalunya.

La TV, el fascismo, Cataluña, la CUP, las nuevas tecnologías, Javier Cercás y algunas de sus novelas, Felipe González, Aznar, Rufián, el poder económico, deterioro de la sociedad catalana, Pujol,  servidumbres del periodismo, Oriol Junqueras, corrupción, Cebrián, los Jordis, Sánchez Mazas, Puigdemont, son algunos de los temas que aborda. El de Cataluña, como se ve, es inevitable...


Gregorio Morán (Oviedo, 1947) llega a la cita con su inseparable sombrero, una bufanda marrón, un chaleco, un abrigo, ganas de hablar, pasos lentos, hambre de dulce y un ejemplar de Le Monde enrollado en el bolsillo. Asomando enhiesto como si fuera una pequeña escopeta de papel y saliésemos los dos de caza. Morán, las palabras y la caza. Eso es.

En el salón del escritor y periodista debe de haber una nutrida colección de cabezas que se ha ido cobrando a lo largo de sus libros. Allí donde hay una hagiografía, Morán levanta la escopeta de papel pensando en la taxidermia. La cabeza de Adolfo Suárez. La de Ortega y Gasset. La de García de la Concha. La de Carrillo. La de tantos otros... Acaba de reeditar su Miserias, grandeza y agonía del Partido Comunista de España (Akal) y en esta conversación Morán se cobrará otras piezas.


Como Miguel Hernández, el escritor y periodista afincado en Barcelona -un intelectual que no se calla nada- llega con tres heridas. La de la vida (el problema catalán), la de la muerte (le dio un infarto en julio) y la del amor (La Vanguardia le despidió por un artículo en el que llamaba corrupta a la Generalitat).

Lo primero que quería saber es qué tal está la herida del corazón...

De salud voy bien. Lo que anda mal es lo que rodea la salud. Y eso afecta.

Lo segundo es saber qué tal andan las heridas del alma...

Brrrrr. Unamuno decía aquello de: «El alma, en el almacén...» Pero aquí en Cataluña la situación nos pone a todos al borde de un ataque de nervios. No hay ninguna salida previsible y todo es empeorable... Cuando yo vine a Barcelona, después de tropecientos años en Madrid, era una ciudad tranquila, donde se paseaba, donde se estaba tranquilo y no pasaba nunca nada más de lo que tú pudieras provocar. Sin embargo, en este momento es todo lo contrario. La sociedad se ha tensionado de un modo importante. A mí me echaron del periódico por criticar las instituciones... Hasta el barrio en el que vivo, el Guinardó, donde nació Marsé, se ha convertido en un sitio difícil e insólito. Y no precisamente por la inmigración, sino porque la gente razonable se ha ido. Hay una diáspora real de la inteligencia en Cataluña.

¿A usted qué le ha roto el alma últimamente?
Encontrarte con una sociedad en la que ha salido lo peor de sí misma. Eso te parte el corazón, el alma y el bolsillo. Quien salga una noche por Barcelona lo ve: donde antes había gente a cenar, ahora hay restaurantes desangelados. La gente se ha vuelto más cauta con el dinero. Las relaciones sociales se han deteriorado mucho. Yo tengo, tenía, amigos a los cuales es imposible tratar. Esto en una sociedad mediterránea es insólito... Ese mundo tranquilo con clima benévolo ya no existe. Ahora el clima es hostil. Hay trincheras. Y es muy difícil vivir con trincheras.

Nunca el poder económico tuvo tan embridado a los medios como ahora?

Esto es un problema general de España. Yo no me canso de decir que nosotros tenemos los peores medios de comunicación de Europa Occidental. Lo que queda son los restos del naufragio. La instrumentalización a la que se sometieron los medios de comunicación durante la Transición tuvo unas consecuencias que se están pagando ahora. No hay ninguna empresa que no sea deficitaria. Además, hubo un tiempo en el que a los tiburones de los medios les dio por tener una querida carísima que era la televisión, que les ha arruinado. Sin haber disfrutado de ella. Yo creo que el control de los medios en el caso catalán es más simple y más complejo. Aquí la manipulación es descarnada. TVE es lo que ha sido siempre, una correa de transmisión del poder. Pero hay que reconocer en su honor que tiene unos profesionales que fueron capaces de hacer un documento protestando contra la manipulación de sus jefes. Aquí ocurre lo mismo, pero no hay un grupo de periodistas que haya reaccionado. Es más: una de las cosas más llamativas que me ocurrieron en La Vanguardia en su última época es que los seis miembros del comité de redacción firmaron una carta y se la mandaron al director pidiéndole que censurara mis artículos. Algo que no pasaba ni en el franquismo.

En su caso, ¿qué han intentado que no diga?

Ellos consideraban que mi desdén hacia las instituciones respetables que les pagaban a ellos quedaban afectadas por mi sarcasmo. Aquí la pleitesía de los periodistas con el poder es absoluta desde la época de Pujol. La manipulación del poder en la prensa capitalina, me refiero a Madrid, es considerable, pero no hay que olvidar que Pujol se hacía entrevistas a sí mismo. Escribía las respuestas, pero también las preguntas. Y además titulaba él. En todos los medios que quería. No voy a entrar en detalles porque todos los periodistas están vivos. Y son esos que defienden la libertad de expresión por encima de todas las cosas. Tragaban con eso y con muchísimo más. Además, Pujol decía el día: «Eso lo sacáis en domingo».

¿Hay mucho fascista suelto?

¿A qué llamamos fascista? Fascista es el que no está dispuesto a admitir al otro. Las cosas siguen siendo igual que antes o peores, pero las palabras carecen del significado de antes. Se piensa que un fascista en Cataluña es distinto a un fascista en Oviedo, esto es un error. Un fascista es un fascista aquí y allá, y se caracteriza por la ruptura del consenso democrático. Lo que pasa ahora es que juegan a ver quién es más rápido en sacar el Colt. Si yo te llamo a ti fascista tú ya no me puedes llamar fascista, porque sería una contradicción. Mira, otra de las falacias de la actual situación de Cataluña es eso que dicen los independentistas de «somos pacíficos». Eso lo dice sobre todo Oriol Junqueras, que es como un abad de monasterio antiguo. «Nosotros somos los buenos y ellos son los malos». «Nosotros somos pacíficos y ellos son violentos». Te pueden llenar la boca de flores, pero te ahogan igual. Te lo van embutiendo hasta que no puedes respirar... Como Forcadell, que parece salida de un convento. Esa es la gente que luego te quema.

¿Qué es lo más desconcertante de lo que lleva visto? 

Que el grupo revolucionario más importante de Cataluña, la CUP, se preocupe de pinchar las ruedas de las bicicletas públicas para protestar contra el turismo, es un chiste de Charlie Hebdo. Estos son una panda de impresentables que comen butifarra amb seques [con judías] y se ponen la barretina de vez en cuando o se visten alternativamente. Las palabras carecen ya de sentido: unos revolucionarios que pinchan ruedas y no hay un descojone general. Hacen una asamblea para aprobarlo y todo. Como aquella película de los Monty Phyton que estos no vieron. Estos chavales de la CUP no es que no hayan matado al padre, sino que no han matado ni a la cocinera del padre. Es más bestia: siguen yendo a comer a casa. Porque la escudella que les hace la criada no se la hacen en ninguna parte. Mira, un análisis de una figura como Ada Colau llevaría a consecuencias terribles. La primera y más obvia: estamos en una situación muy compleja provocada por amateurs. Todo es de un amateurismo aplastante. No se valoran las consecuencias de nada.

¿En qué cree usted

Hasta fecha muy reciente creía en los amigos y en una sociedad civilizada. Ahora sólo quiero que me dejen en paz.

¿Dónde están los suyos?

Desde hace muchos años no hay míos. Mi experiencia militante termina el día en que descubro que si ganan los míos [era miembro destacado del PCE], pierdo yo. Entonces me aterrorizaba la idea de que ganaran los que yo conocía muy bien. Que ganen estos entonces del procès, fíjate. Representan la versión 2.0 del carlismo.

Si tuviera que elegir que le llamaran progresista o reaccionario, ¿qué preferiría?

Me producen rechazo ambas etiquetas. He visto tanta gente cruzar la barricada del progresismo a la reacción y (bastante menos) al revés: de la reacción al progresismo... Me siento heredero de los valores de la Ilustración.

¿La fractura interna de Cataluña es tan grande como se dice o se exagera novelescamente desde fuera? 

Es real. No es bueno que esos que nos llaman fascistas y nos insultan y se comportan como totalitarios un día descubran que son totalitarios de verdad. Eso es terrible. Eso es volver a sacar la bicha del nacionalcatolicismo. La xenofobia. El odio al otro... No es lo mismo que te ubiques en un lugar que no es el tuyo a que asumas perfectamente que eres un cabrón xenófobo, un blanco del sur de los EEUU racista y malencarado. ¿Por qué en España no hay funcionado un partido de extrema derecha? Porque la extrema derecha está subsumida en diferentes sitios y, sobre todo, no tiene conciencia de sí misma. Si tú se la das puede ser terrible... Habría que ver lo que están haciendo en Vic. Se ha instalado en la plaza mayor una cárcel con cuatro rejas donde los habitantes pueden sufrir, les dicen, lo mismo que sus líderes políticos. Por horas. Como en una atracción. Les animan a hacerlo. Tienen un timbre para el socorro por si alguien se siente mal, eso sí... Hay que estar dos horas para que den el jubileo. Esto es otro chiste de los Monty Phyton. Una gilipollez reaccionaria. Vamos a flagelarnos como un catolicón. Como un autocastigo. Como en la Inquisición.

¿Todo comenzó cuando empezaron a tocarle los cojones a Pujol?

Ellos piensan que el PP es un partido corrupto, pero Convergencia no... La idea de Franco es que él había hecho mucho por España y era lógico que él se quedara con algo. Pues estos igual. Lo que ha pasado aquí es una responsabilidad en primer lugar de la clase política española. A Pujol le bailan el agua primero Felipe González y luego Aznar. No hay que olvidar que Aznar quita la mili porque se lo piden CiU y PNV. Cuando Pujol sale al balcón de la Generalitat y dice aquello de «a partir de ahora seremos nosotros los que hablaremos de honor y dignidad», él ya tiene el botín. Y lo que está haciendo es agrandar el botín. Lo del Caso Palau fue muy bestia. Como en El Padrino, todos en torno a una mesa, reunidos para repartírselo todo. Garantizando su supervivencia. Porque el Padrino repartía entre sus tropecientos hijos. El Caso Palau es el retrato de esa sociedad, cuyo único adversario hace la revolución pinchando la rueda de las bicicletas. 

Usted ha escrito sobre el Movimiento Nacional de Cataluña y sus medios. Imagino que usted también percibe esto en Madrid. Por ser justos.

Sí. Pero que yo sepa no hay ningún empresario vinculado al PP que haga patriotismo; hacen negocios sin más hostias. Aquí es la desvergüenza de además decir que están haciendo patria. Hay que ser jeta. Eso te da una buena conciencia que de la otra manera no tienes. Aquí, en Cataluña, si no piabas, pillabas.

¿Usted pio?

Pie.

Y no pilló.

No pillé... Aquí varios periodistas se marcharon. Otros están en el dique seco. Y luego están los comederos. Los hay en Madrid, en Valencia, en todas partes. Y aquí en Barcelona, periodísticamente, es un comedero permanente. El Ara, el Punt Diari... Vete a un hospital y mira los fajos de periódicos que hay por la mañana. Los que se regalan a la gente. Subvenciones que se dan en función de lo que imprimes. Así tiran con pólvora de rey. Tu dinero y el mío. 

¿Cree que están en la cárcel todo los que son? [Se come una pasta y tarda en contestar. Niega con la cabeza] ¿Son todos los que están? [Sigue masticando. Asiente].

[Traga al fin] Para que estén en la cárcel todos los que son se necesita una revolución. No pinchar ruedas.

Y por si faltaba algo ahora tenemos a los rusos.

Es como un tebeo de Mortadelo y Filemón. Un remake de Ibáñez: los rusos apoyando el carlismo, Assange diciendo boberías, en fin... De fondo está la liquidación de la izquierda, que en el fondo es una automutilación. El momento en que se vende por un plato de lentejas. Pero ojo, se vende por un plato de lentejas con chorizo, con jamón... Hubo un desplazamiento clarísimo hacia quien tenía el poder. Había quien estábamos en la política por razones éticas. Y había otros que estaban por el poder. En el caso de Cataluña el que concedía el aval del poder era Pujol. Rosa María Sardá, por ejemplo, ha hecho un gesto de un valor temerario: devolver la medalla de la Generalitat. La letra pequeña es muy divertida. El único premio que merece la pena en España es que te den la Cruz de San Jordi [sarcástico]. Porque aunque no está dotado, creo, te pagan las esquelas cuando te mueres... Tus hijos no tienen que soltar un puto duro. Pues bien: la Sardá ha incidido especialmente en que no quiere esquelas.

¿Algún pero con la tecnología?

Llego tarde. Mi mujer me lleva cosas. Yo no tengo móvil y ella sí. Esas cosas. Para mí el ordenador no es más que una sofisticada máquina de escribir. Pero sí te diré algo con respecto al periodismo: el futuro está en los digitales. Pero el poder está en el papel. Por lo tanto el que controla el papel controla los digitales y a la opinión pública.

¿Al final le suenan a lo mismo los jóvenes políticos?

No. No creo que sea comparable un Rufián a un Pablo Iglesias, por ejemplo. No se parecen en nada, ni en la formación, ni en la forma de actuar... Rufián es un quinqui llegado a la política. Lo cual demuestra que la política puede reciclar a un quinqui. No está mal. Eso lo hemos conseguido entre todos... Iglesias es otra cosa. Podemos tiene la dificultad del nacimiento: es el primer grupo político que nace de un departamento universitario. Y eso marca para bien y para mal. Con él tengo una buena relación. ¿Qué une a Levy, Rufián, Errejón, Rivera, Iglesias, Rufián? Cierto amateurismo.

¿Qué proyecto político le ilusiona a usted más?

Ninguno.

¿Ha votado en las últimas elecciones?

No. Llevo tanto sin votar... Después de votar a Tierno para la Alcaldía no volví a votar. A mí en los referéndums del franquismo me decían: «Bueno, pues si quieres vota no, pero vota». Y yo: «No quiero votar no. No quiero votar. Y punto».

Se acaba de reeditar su clásico sobre el PCE. ¿Queda algo del comunista que fue?

La experiencia. La lucha contra la dictadura [se come otra pasta]. Semprún me decía: «Gregorio, hubo una conspiración de silencio contra tu libro cuando salió». Y yo: «Qué mas hubiese querido yo. Lo que pasó es que cuando salió no le interesaba nadie».

En 'Anatomía de un instante', Cercas habla de la ética de la traición. De cómo la Transición fue posible gracias a una triple ética de la traición: la traición de Carrillo al PCE, la de Suárez al Movimiento y la de Gutiérrez Mellado al Ejército. ¿Cómo lo ve usted?

Cercas tiene la capacidad de escribir sobre lo que no sabe. En Soldados de Salamina su imagen de Sánchez Mazas está absolutamente equivocada. Si uno se inventa un personaje se lo inventa, pero no puede suplirlo por uno de carne y hueso. Sánchez Mazas era un fascista sin dudas. Lo decían hasta sus hijos, que le conocían bastante mejor que yo. Eso de la ética de la traición de Cercas me parece una parida. Es como si hubiera dos elementos: ¿qué es lo contrario de la traición?, ¿la fidelidad? ¿a qué? ¿Cuál era la fidelidad de Carrillo, de Suárez o de Gutiérrez Mellado? El poder. Establecer un juicio ético diciendo qué buenos fueron estos que traicionaron... Ninguno de estos se traicionó a sí mismo. Al contrario. Hay una coherencia brutal. El poder. Esto de las tres traiciones suena a bolero.

Detrás de una versión oficial, siempre hay una perversión extraoficial.

Están muy buenas estas pastas, eh... [Coge otra] Sánchez Mazas es único. Pero la ignorancia de Cercas es tal que le pone como dudando... Pero Mazas no dudó nunca. De nada. Era un fascista de tal envergadura que, en el año 65, si la memoria no me falla, visita al Caudillo para decirle que la pena que le ha puesto a su hijo es demasiado leve. Es un canalla. Cercas se atreve a hacer esto con Mazas, no se atreve a hacerlo con Goebbels.

¿Qué le sugiere toda esa gente que está tratando de buscar los restos de sus ancestros de la Guerra Civil?

Fíjese que esta batalla la han dado los nietos, no sus padres. Eso significa que hay una generación castrada. La que va entre los heróicos luchadores por la República y sus nietos, que son gente de honor y dignidad. Con Felipe González se podría haber conseguido, ¿no? Pero no hubo entonces ninguna presión social.

¿Qué opinión tiene de Felipe González, por cierto?

Es un personaje. Cada vez me interesa más. Como para hacer algo. Ha mejorado con el tiempo. A diferencia de Aznar, que ha perdido.

¿Rajoy es un poco el portero que nunca se tira cuando le lanzan el penalti?

Sí. Y las para. No es una inacción que yo atribuya al gallego. Sino al registrador de la propiedad. Un registrador registra. Sabe lo que valen las cosas. Pero es de una lentitud exasperante. No para los que no le votamos ni le votaremos. Sino incluso para los afines. 

En 'El cura y los mandarines' usted ajusta cuentas con la cultura y específicamente con la RAE. ¿Por qué le molestó tanto a Víctor García de la Concha

Conocí a García de la Concha cuando yo llevaba pantalón corto, en Oviedo. Con 10 años. Él era el magistral de la catedral... García de la Concha es un hombre que ha hecho ganar muchísimo dinero a Planeta. Y eso tiene mucho mérito. La Academia es una logia. Y lo demuestra el hecho de que se incorpore la vez a Cebrián y a Anson: esos equilibrios de logia... Pero claro, García de la Concha fue el que decidió que fuera Planeta el que editara y distribuyera el diccionario de la RAE. Que son millones de ejemplares... En mi libro no llegué a llamarle idiota, pero casi. Es un personaje de una ignorancia absoluta. De alguna manera hizo suya una tesis doctoral que no era suya. Toda su vida es una trampa. Ahora dice que no fue cura, pero si te vi yo...

Si yo le digo Cebrián, ¿la primera palabra que le sale es académico?

No. Cualquiera menos esa. Cebrián quedará como uno de esos personajes que representa la transición de la nada a la miseria más absoluta.

¿Puigdemont?

En otra situación sería un personaje divertido. Él es alcalde de Gerona por corrimiento de escala. Nada más.

¿Los Jordis?

Es una pena que no canten. Harían algo interesante. Un dúo con futuro. Como Los del Río.

¿Pedro Sánchez?
No me parece creíble. Hay una fragilidad en el personaje. Necesita tiempo para que se consolide.

¿La vicepresidenta Soraya?

Se está haciendo con el poder. Estoy convencido de que nunca nadie la consideró como un adversario peligroso. Esto suele ocurrir: cuando descubres que tu adversario es peligroso ya es demasiado tarde.

¿Conde de Godó?

No le conozco. No he hablado con él en mi vida. Tomara o no tomara la decisión de echarme, él la avaló.

¿Le han llegado a llamar algo por la calle?

[Mastica una pasta. La última] Por mi carácter, por tener fama de tener mala leche, posiblemente justificada, la gente te aborda en paralelo: «Mira, ahí va ese hijo de puta». Para que lo oigas. Pero tú no tienes por qué darte por aludido. Gente que te dice: «¿Por qué odias tanto a Cataluña?». Yo les digo que soy catalán voluntario y que ellos ni siquiera optaron. Con lo cual lo mío tiene más mérito. También te diré que hay más personas que te paran amablemente y te dicen: «Le leía. Aunque no siempre estaba de acuerdo con sus artículos». A estos les digo: «Me pasa a mí lo mismo».



sábado, noviembre 11, 2017

NACIONALISMO...



Disfraz temporal,
victimismo agudizado,
reivindicación insaciable,
dirigismo cultural,
manipulador de masas, 
banderas y soflamas,
chantajista compulso,
ideología débil que
no resiste el menor
análisis intelectual,
enemigo del debate,
del diálogo sereno,
de la autocrítica,
de la libertad
y de la democracia,
sin principios éticos,
fraseología insulsa,
himnos y consignas,
narcisismo colectivo,
paranoia convulsa,
sectarismo radical,
o sea,  y en definitiva,
enfermedad mental...
Todo eso y más...
me sugiere la palabra
NACIONALISMO.


Pero también tiene una fuerza
que no procede ignorar:
sabe adoctrinar enarbolando
el enhiesto estandarte de
un patriotismo salvador,
aunque  mustio y rancio,
bajo un disfraz populista
aparentemente moderno, 
y sabe, como pocos,
explotar las emociones 
hasta el extremo de 
convertirlas en una especie
de inflación de la emoción...
frente a la razón.

sábado, noviembre 04, 2017

¿PRESOS POLÍTICOS O POLÍTICOS PRESOS?



a).- Si la detención se ha llevado a cabo por razones estrictamente políticas, sin conexión con ninguna ofensa ni delito tipificado, se trataría de presos políticos. Eso, más o menos, viene a decir el Consejo de Europa.
Todo el mundo  conoce a los presos políticos genuinos como Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, Martin Luther King...(Tras la contienda civil, en España, el régimen de Franco encarceló a 270.000 personas por el mero hecho, en su inmensa mayoría, de ser comunistas o republicanos)
b).- Si la detención se ha llevado a cabo por presuntos delitos de prevaricación, malversación, desobediencia y revelación de secretos se trataría de políticos presos.
También sabemos algo de Luis Bárcenas, Ignacio González, Francisco Granados... y de sus fechorías y corruptelas. Evidentemente, en esta caso, se trata de  políticos presos. Colocar a esta "peña" en el apartado a) sería insultar a la inteligencia y faltar al respeto a los citados de dicho grupo.
Y  a los encausados encarcelados recientemente,  presidentes de la ANC, Òmnium Cultural y ex miembros del Govern de Catalunya y los que faltan por extraditar, ¿dónde los ubicamos?
Yo creía tenerlo meridianamente claro, pero no es fácil  responder a dicho interrogante de forma taxativa puesto que los mismos juristas discrepan, sobre todo en  los casos de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.  Unos aducen delito de sedición y otros simplemente de manifestación...¿Qué podemos decir los ciudadanos de a pie?

domingo, octubre 29, 2017

SER ESPAÑOL ES...



Los que transitan por las redes sociales ya deben de conocer esta larga, novedosa y singular definición de qué es "ser español", pero lo publico en este espacio por si todavía queda alguien que no ha tenido conocimiento de ella... Creo que vale la pena. Sería deseable que cada vez haya más compatriotas con méritos suficientes que les/nos hagan ser merecedores de esta identidad tal y como Laura Moreno la concibe en este  precioso texto.

La joven malagueña Laura Moreno, estudiante de Bioquímica, se ha convertido en todo un fenómeno viral después de que una reflexión suya sobre "ser español" haya sido compartida más de 300.000 veces en la red social Fabebook y haya recibido casi 40.000 comentarios. Lo curioso, para los estudiosos de las redes sociales, es que la malagueña apenas tenía 400 amigos en Facebook, pero su reflexión, en pleno proceso secesionista, se ha convertido en todo un fenómeno en las redes sociales

Ser español no es llevar la bandera, ni gritar como un berraco frases de odio que espero que no sientas. Tampoco lo es ponerse una pulserita en la muñeca, ni cantar el cara al sol. El concepto de ser español es algo totalmente distinto, o al menos lo debería ser, porque a estas alturas de la historia yo ya no sé qué decirte.

Como española que soy, te voy a contar lo que para mí es ser español:

Ser español es arder cuando arde Doñana o temblar cuando tembló Lorca; es sentarte a escuchar historias de meigas en Galicia y llegar a creértelas; es ir a Valencia y no sentir rabia por leer un cartel en valenciano, sino que te agrade poder llegar a entenderlo y es presumir de que las Canarias nada tienen que envidiarle al Caribe.

Sentirse español es sufrir por no haber podido vivir la movida madrileña, enamorarte del mar al oír Mediterráneo de Serrat, es pedirle borracha a tu amiga catalana que te enseñe a bailar sardanas, querer ir a Albacete para comprobar si su feria es mejor que la de Málaga y sorprenderte al ver lo bonita que es Ceuta.

Para mí ser español es presumir de que en Andalucía tenemos playa, nieve y desierto; sentir casi mérito mío que un alicantino esté tan cerca de un Nobel, pedirle a un asturiano que me enseñe a escanciar la sidra y morirme de amor viendo las playas del País Vasco en Juego de Tronos.

También es española la cervecita de las 13.00, el orujo gallego, la siesta, el calimotxo, la paella, la tarta de Santiago, las croquetas de tu abuela y la tortilla de patatas. Lo son las ganas de mostrarle lo mejor de tu ciudad al que viene de fuera y que tú le preguntes por la suya; es hacerte amiga de un vasco y pedirle que te enseñe los números en euskera, por si pronto vuelves a por 2 ó 3 pintxos; es enorgullecerte de ser el país ejemplo a nivel mundial en trasplantes, de formar parte de la tierra de las mil culturas y de ser los del buen humor.

No hay nada más español que se te pongan los vellos de punta con una saeta o con una copla bien cantá, atardecer en las playas de Cádiz, descubrir casi sin querer calas paradisiacas en Mallorca, hacer el camino de Santiago en septiembre maldiciendo el frío o que Salamanca y Segovia te enseñen que no hay que ser grande para ser preciosa.

Así que, acho, picha, miarma, perla, tronco, tete, mi niño… eso es ser español, lo otro es política. Pero si de política quieres impregnar este concepto, también te vuelvo a decir que te equivocas: porque ser español no es desear que le partan la cara a nadie, es sufrir la situación de paro de tu vecino o el desahucio que has visto en la tele; ser español no es oprimir el SÍ o el NO de toda una comunidad autónoma, es indignarte cuando nos llaman gilipollas con cada nuevo caso de corrupción; ser un buen español es querer que en tu país no haya pobreza, ni incultura, ni enfermos atendidos en pasillos del hospital y, joder, querer quedarte aquí para trabajar y aportar todo lo que, durante tanto tiempo, precisamente aquí has aprendido.

Eso es ser español, o al menos, eso espero.






martes, octubre 17, 2017

CARTA SOBRE LA SITUACIÓN DE CATALUÑA



Con el corazón sobrecogido por lo ocurrido recientemente en la entrañable tierra gallega, publico esta carta que he extraído del muro de Teresa Freixes en  Facebook.   Teresa Freixes Sanjuán es una jurista española, catedrática de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Barcelona y catedrática de Jean Monnet ad personam. Recientemente ha creado Concordia Cívica, una entidad civil que lucha por mantener la unidad de Cataluña con España. Huelga decir que siento una gran admiración por la labor que está llevando a cabo incansablemente, aunque en ocasiones también dé motivos para cuestionarla...Como a cualquier "hijo de vecino"...

Aunque esta carta es larga- la mayor parte son firmas y enlaces -,  se hace acreedora de que se le dediquen unos minutos y de que se divulgue al máximo. Entre los firmantes, hay personalidades para todos los gustos. Se agradece que se comprometan y saquen a la luz pública lo que piensan sobre cuestiones que al común de los ciudadanos de a pie nos confunde, preocupa y lo que es peor...nos enfrenta.

Estimado amigo,  
Colegas españoles nos han facilitado su e-mail para explicar a la comunidad académica internacional lo que está ocurriendo en España. 
Como saben, estamos viviendo tiempos difíciles. Para entender cómo se ha llegado hasta aquí hemos de explicar que Cataluña, una de las regiones más ricas de España, ha sido gobernada durante más de tres décadas por una élite nacionalista que ha puesto todo su empeño en construir una administración catalana distorsionada, donde todo lo que recuerde a España desaparezca. Durante ese tiempo han impuesto la voluntad de la mitad de los ciudadanos catalanes, los nacionalistas, sobre la otra mitad. Y hoy lo hacen con más fuerza que nunca, amenazando inminentemente con separar a Cataluña de España.  
Construcción nacional. Un documento interno del Gobierno nacionalista catalán (de 1990) detalla minuciosamente la estrategia para distorsionar la realidad social. Los sucesivos gobiernos autonómicos han promovido el acceso de nacionalistas (y catalanoparlantes) al profesorado, a las asociaciones de padres de alumnos, a los órganos rectores de las universidades, a los altos cargos de los medios de comunicación y, en fin, a todo el tejido funcionarial, social, empresarial y sindical.  
Así se explica también la “espiral del silencio” que ha ocultado y acallado durante décadas a más de la mitad de los ciudadanos catalanes. Por eso es hora de hacer presentes a estos trabajadores, públicamente ausentes, que no quieren perder sus derechos en Cataluña y sus vínculos familiares con España. La realidad social catalana, negada por el nacionalismo, es plural. Primero porque más de la mitad de los catalanes tiene el español como lengua materna. Segundo, porque ni siquiera hay una mayoría política nacionalista: el Gobierno separatista se apoya en una mayoría de escaños, no en una mayoría de votos. 
Corrupción y desconexión política. Pese a todo, el Parlamento autonómico declaró el 8 de noviembre de 2015 el “inicio de la creación del Estado catalán independiente en forma de república”, añadiendo que “el Parlament y el proceso de desconexión democrática no se supeditarán a las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional”. El 6 de septiembre rebasaron todos los límites. Prescindiendo incluso de las mayorías que exige su propio Estatuto de autonomía, de las garantías, de los informes preceptivos de sus instituciones e incluso prescindiendo de los plazos del debate parlamentario, abonaron el terreno legislativo para la ruptura. En ausencia de los principales partidos de la oposición, casi la mitad del hemiciclo, aprobaron dos leyes para la “desconexión” con España: la Ley para el referéndum o la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, que entrará en vigor, dicen ellos, tras romper la soberanía. En las próximas horas o días.
En 2010, el independentismo concitaba en Cataluña el apoyo del 19% de la población; y en 2003 tan sólo el 10%. Al proceso de ruptura descrito se llegó tras una radicalización que empezó a dispararse en 2013. En marzo de ese año, el prolongado descontento por los recortes seguidos a la crisis económica fue reconducido contra España. “España nos roba”, aseguraba Convergencia i Unió, el partido en el poder. Con ese ardid quisieron tapar la trama de corrupción de la familia de Jordi Pujol, ideólogo de la construcción nacionalista y Presidente de Cataluña entre 1980 y 2003. Salió a luz la financiación ilegal de su partido, mediante concesiones de contratos públicos a empresarios afines. El actual Presidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, formaba parte de este partido, que hoy ha cambiado de nombre a PdeCat para borrar el rastro. 
Las implicaciones de la soberanía. Lo propio de la soberanía (y por eso ésta se declara indivisible en todas las Constituciones del mundo, salvo raras excepciones como Etiopía o la antigua URSS) es que todo es de todos sin que nada sea de nadie. Una soberanía es una unidad de decisión, es una comunidad de justicia. Nadie puede votar quién pertenece a la comunidad política, pues esto implicaría que una parte de la población puede excluir a la otra. Si las regiones más ricas pudieran votar irse estaríamos sometidos a su perpetuo chantaje y peligraría la igualdad de derechos y obligaciones. La soberanía sobre Cataluña pertenece también al resto de ciudadanos y trabajadores españoles; así como el resto de España es también propiedad política de los catalanes.  
Historial de falsos agravios. Cataluña no es una región expoliada ni tiene un déficit fiscal anormal. España es en la práctica un Estado federal y los catalanes disfrutan de un amplísimo autogobierno y no tienen vulnerado ningún derecho. Cualquier deslegitimación de nuestra transición a la democracia actual, así como las comparaciones que proliferan del Gobierno de Rajoy con el Régimen de Franco, son una ignominia mayúscula. Es más, pese a ser minoría quienes tienen el catalán como lengua materna, e incumpliendo sentencias de nuestros altos tribunales (que obligan a impartir al menos un 25% de clases en español), en los colegios públicos catalanes no se imparte en español más que la asignatura de Lengua española. Por otra parte, nunca hubo una guerra de secesión en los años posteriores a 1700, sino una guerra internacional de sucesión al trono. Nunca hubo ningún episodio histórico de “España contra Cataluña”. Su estrategia siempre ha sido inflamar el victimismo.  
Internacionalización del conflicto. El Gobierno independentista lleva muchos años utilizando instituciones propias sitas en las principales capitales internacionales para difundir al mundo sus mentiras y falsos agravios, desviando ilícitamente fondos a actividades de propaganda que tenían que haberse aplicado a la cobertura de servicios básicos. Así esperan haber ganado aliados para este momento de tensión. Necesitan esos apoyos para ganar políticamente lo que no es democráticamente viable. 
Riesgos para nuestra democracia. Hoy se habla mucho de “intermediación” y de “diálogo”. Nos preocupa que haya personalidades públicas o instituciones internacionales prestigiosas que (con la mejor intención) no se den cuenta de que apelando al diálogo en las actuales circunstancias pueden en realidad estar presionando al Gobierno de España para que ceda a inicuas reivindicaciones que buscan romper la igualdad de los españoles ante la ley. La paz social y las libertades son ahora lo más urgente; pero también está en juego la democracia y el pacto solidario en que ésta se basa. Creemos que el Estado de Derecho y sus instituciones, cuya salvaguarda es tarea del Gobierno de España, merecen ahora el respaldo internacional para no ceder al chantaje y preservar la legalidad en Cataluña frente a quienes cantan en las manifestaciones que “las calles serán siempre nuestras”. Los secesionistas anteponen las imágenes de movilización en las calles a la aritmética parlamentaria y a la ley; y eso es un riesgo evidente para cualquier democracia. Basta con ver quiénes son sus aliados. Por eso rechazamos de plano una hipotética bilateralidad España-Cataluña, que premiaría a los sediciosos y arrebataría al resto de españoles su soberanía democrática. 
Principio de legalidad. Por último, no deberíamos olvidar que el mal llamado ‘referendum’ del 1 de Octubre (que transcurrió con incontables irregularidades que invalidan cualquier atisbo de credibilidad) fue declarado nulo de pleno derecho por nuestro Tribunal Constitucional, del mismo modo que lo hicieron el Tribunal Constitucional italiano ante la pretensión soberanista del Véneto en 2015 o el alemán, ante la acometida de Baviera, en 2016. Por lo demás, y a diferencia de lo que ocurre en estos dos países, o en Francia y Portugal, nuestra Constitución no es militante y entre las posibilidades de reforma podría concebirse la de un federalismo que regule el ejercicio de la autodeterminación. A muchos de los firmantes una reforma en ese sentido nos parecería injusta por contravenir la indivisibilidad que, como hemos tratado de explicar, caracteriza a la soberanía. No obstante, el separatismo ni siquiera ha querido contemplar esta vía. 
El pasado 1 de octubre, la Policía tenía orden judicial de cerrar los colegios para impedir la votación; pero dos asociaciones muy vinculadas (y subvencionadas) al Gobierno separatista, en connivencia con la Policía autonómica (que desacató parcialmente las órdenes), organizaron un masivo acto de sedición. Sacar a la gente a la calle para que no se cumpla la ley; ésa fue la estrategia y nada tiene de democrática. Afortunadamente, algunos de los máximos responsables de lo ocurrido el domingo, los presidentes de las asociaciones organizadoras y el jefe de la Policía autonómica, ya están imputados por sedición. 
La Policía frenó pronto las cargas. Fueron hospitalizadas 4 personas y al cabo de unas horas sólo quedaban dos heridos de gravedad: uno por un pelotazo de goma en un ojo y un hombre mayor, por un infarto. En casos concretos hay pruebas de manipulación destacadas por la prensa internacional; y, como ha sucedido recientemente en otras trascendentales campañas internacionales, Rusia colaboró en todo ello. Salvo algunos casos aislados, sobre los que resolverán los tribunales de justicia, negamos la desproporción en el uso de la violencia legítima. 
Las consecuencias. Muchas empresas y bancos se están yendo de Cataluña. Pero no sólo los empresarios tienen miedo. También los profesores han sufrido presiones y los jueces (el Gobierno catalán fichó a los 801 jueces de Cataluña, distinguiendo a los separatistas y a los leales a la Constitución) revelaron recientemente sus temores: “nos quieren dar a elegir entre la Constitución y la nueva legalidad. Es terrible, pero no tendremos más remedio que elegir entre la traición y el exilio”. Muchos ciudadanos temen expresar sus ideas en público, en su trabajo, etc. Hay niños acosados en las escuelas por ser hijos de guardias civiles. Se vive una escalada de tensión y destacan movimientos de un partido antisistema (CUP), que apoya al Gobierno catalán y que lleva tiempo amenazando con utilizar la violencia en la calle.  
Entre el viernes 6 y el lunes 9 de octubre, el sedicioso gobierno catalán piensa declarar unilateralmente la independencia.  
Cuando se restablezca el orden constitucional y se acaben el miedo y las amenazas, todos los españoles deberemos dialogar y abordar los cambios legales que consideremos oportunos. No antes, para no entregar la igualdad política.  
Si lo considerara oportuno, los abajo firmantes, agradeceremos que reenvíe esta información a quien pueda resultarle de interés. Un afectuoso saludo.

Firmas:

Spanish Members of the European Parliament: Maite Pagazaurtundúa Ruiz, Teresa Giménez Barbat, Javier Nart, Esteban González Pons, Enrique Calvet Chambón 
Profesores universitarios y personas de relevancia pública: Fernando Savater (Filósofo y escritor), Mario Vargas Llosa (Premio Nobel de Literatura), Félix Ovejero (profesor de Economía, Ética y Ciencias Sociales en la Universidad de Barcelona), Teresa Freixes (Catedrática de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Barcelona), Francesc de Carreras (Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona), Camilo José Cela Conde (Investigador invitado en el departamento de Ecology and Evolutionary Biology, universidad de California), Francisco Sosa Wagner (Catedrático de Derecho Administrativo), Andrés de Blas Guerrero (Catedrático de Teoría del Estado de la UNED), Adela Cortina (Catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia), Andrés Trapiello (Escritor), Félix de Azúa (Catedrático jubilado de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad de Barcelona), Alfonso Ruiz Miguel (Catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid), José Luis Pardo Torío (Catedrático de Filosofía de la UCM), Francisco Mora (Catedrático de Fisiología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y catedrático Adscrito del Departamento de Fisiología Molecular y Biofísica de la Universidad de Iowa en EE.UU), Benigno Pendás (Catedrático de Ciencia Política), Araceli Mangas Martin (Catedrática de Derecho Internacional Público de la Universidad Complutense de Madrid), Joaquim Coll i Amargós (Historiador y articulista), Juan Antonio García Amado (Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de León), Fernando Reinares Nestares (Catedrático de Ciencia Política, Universidad Rey Juan Carlos), Manuel Montero (Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad del País Vasco), Arcadi Espada (Escritor y Periodista), José Álvarez Junco (fue Catedrático emérito de Historia del Pensamiento y de los Movimientos Políticos y Sociales en la Universidad Complutense de Madrid), Rosa Díez (es diputada de PSOE y de UPyD), Joaquín Leguina (ex Presidente de la Comunidad de Madrid), Francisco Frutos (Secretario general del Partido Comunista de España entre 1998 y 2009), Roberto L. Blanco Valdés (Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Santiago), Aurelio Arteta (Catedrático jubilado de Filosofía Moral y Política en la Universidad del País Vasco), Manuel Atienza (Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Alicante), Manuel Arias Maldonado (Filósofo, profesor, sociólogo, politólogo y ensayista español), Albert Boadella (actor y dramaturgo), Álvaro Delgado-Gal (escritor y Director de Revista de Libros), Javier Tajadura Tejada (Profesor de Derecho Constitucional de la UPV-EHU), Mercedes Fuertes (Catedrática de Derecho Administrativo), Antonio Bar Cendón (Catedrático de Derecho Constitucional y Catedrático Jean Monnet “ad personam” de Derecho y Política de la Unión Europea, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia), Julián Sauquillo González (Universidad Autónoma de Madrid, catedrático de Filosofía del Derecho), Carmen Iglesias (Real Academia Española/Real Academia de la Historia), Javier Fernández Sebastián (profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad del País Vasco), Juan José Laborda (ex Presidente del Senado, profeso de historia moderna en la Universidad de Burgos), José Luis Díez Ripollés (Catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Málaga), Joseba Arregi (ex profesor de Sociología de la UPV, ex Consejero del Gobierno vasco), Yolanda Gómez Sánchez (Catedrática de Derecho Constitucional Jean Monnet, ad personam, de la Unión Europea), Josep Ramon Bosch i Codina (Presidente de la Fundación Joan Boscà), María José Villaverde Rico (Catedrática de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid), Francisco Llera (Catedrático de Ciencia Política en la Universidad del País Vasco), José Ramón Montero (Catedrático Emérito de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid), Carlos Martínez Gorriarán (Profesor de Estética de la UPV), Luis Rodríguez Abascal (Profesor Titular de Filosofía del Derecho, Universidad Autónoma de Madrid), Carmen Sanz Ayán (Catedrática de Historia Moderna. Universidad Complutense), Julio Carabaña (Catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid) Ramón Vargas-Machuca Ortega (Catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz), Iñaki Iriarte (Profesor Titular de Historia del Pensamiento Político en la Universidad del País Vasco), Javier Peña Echeverría, (Catedrático de Filosofía Política en la Universidad de Valladolid), Josu de Miguel Bárcena (Profesor de Derecho Constitucional de la Universitat Autònoma de Barcelona), José Vicente Rodríguez Mora (Profesor de Economía, University of Edinburgh), Luis Prieto Sanchís (Catedrático de filosofía del Derecho en la Universidad de Castilla-La Mancha), Ignacio Fdez. Sarasola (Profesor Titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo), José Ignacio Fortea Pérez (Catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Cantabria), Manuel Toscano Méndez (Profesor de Filosofía moral en la Universidad de Málaga), Rafael Arenas García (Catedrático de Derecho Internacional Privado en la Universidad Autónoma de Barcelona), Mario Kölling (Profesor de Ciencia Política, UNED y Fundación Manuel Giménez Abad), María Elvira Roca Barea (Doctora en Literatura Medieval, ha trabajado en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y enseñado en la Universidad de Harvard), Sergio Sanz (Diputado del Parlamento de Cataluña), Pepe Tudela, Profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Zaragoza, Nuria Amat (escritora), Jesús Conill (Catedrático de Filosofía Moral y Política en la Universidad de Valencia), Antonio Diéguez Lucena (Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Málaga), Miguel Jerez (Catedrático de Ciencia Política, Universidas de Granada), Carlos Fernández de Casadevante (Catedrático de Derecho Internacional Público en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid), José A. Olmeda (Catedrático de Ciencia Política de la UNED), Miguel Jerez (Catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Granada), Fernando Jiménez Sánchez (Profesor titular de ciencia política en la Universidad de Murcia, experto de GRECO -Group of States against Corruption- del Consejo de Europa), Carlos Mougan (Profesor Titular de Filosofía Moral, Universidad de Cádiz), Ignacio Tirado (Profesor de Derecho Privado, Social y Económico de la Universidad Autónoma de Madrid), Antonio Hermosa (Profesor de Estética e Historia de la Filosofía de la Universidad de Sevilla), Martín Alonso (profesor jubilado de Filosofía), Juan Antonio Cordero Fuertes (École polytechnique, París), Javier Redondo Rodelas (Profesor de Ciencia Política de la Universidad Carlos III de Madrid y director de la revista La Aventura de la Historia), Jesús Javier Sánchez Barricarte (Profesor Titular de Sociología, Universidad Carlos III de Madrid), Juan Pimentel (Investigador científico, CSIC), Gabriel Cabello (Profesor de Historia del Arte en la Universidad de Granada), Roberto Villa García (Profesor Titular de Historia Política de la Universidad Rey Juan Carlos), Francisco Castilla Urbano (Profesor de Historia y Filosofía de la Universidad de Alcalá), Roberto Colom (Catedrático de Psicología y Biología de la salud de la Universidad Autónoma de Madrid), Adolfo Calatrava García (Profesor Relaciones Internacionales universidad Nebrija), Juan Ignacio Martínez Pastor (UNED), Lidia Valera Ordaz (profesora en la Facultad de Periodismo de la Universidad de Valencia), Mikel Arteta (Doctor en Filosofía moral y política), Miguel Peña Méndez (Profesor en la Facultad de Bellas Artes en Universidad de Granada), Isabel Echevarría Isusquiza (Departamento de Filología Hispanica, Románica y de Teoría de la Literatura), Marta Gil (Doctora en Filosofía política),  Juan Bonilla (escritor), Carlos Ballesteros (Profesor de Periodismo de la Universidad de Valladolid), Miguel Caínzos (Universidad de Santiago de Compostela), Eduardo Uriarte Romero (escritor y ensayista) Juan Antonio Negrete (Profesor de Filosofía), Tomás Valladolid Bueno (Profesor de Filosofía), José Ángel González Sainz (escritor, profesor y fundador del Centro Internacional Antonio Machado), Luis Alberto de Cuenca y Prado (Poeta), Miguel Ángel Quintana Paz (Profesor de Ética y Filosofia Política), Roberto Ramos Fontecoba (Responsable de la editorial Página Indómita), Gorka Maneiro (Impulsor de la Plataforma Ahora), Javier Irazoki (Poeta), Gerardo López Sastre (Profesor de Filosofía de la Universidad de Castilla-La Mancha), Pedro Gómez Carrizo (Editor), Óscar Sánchez-Alonso (profesor de Comunicación Política y Deontología de la Comunicación en la Universidad Pontificia de Salamanca), José Ángel García Landa (Profesor Titular de Filología Inglesa, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Zaragoza), César Nombela Arrieta (Facultad de Medicina de la Universidad de Zurich), José Manuel Cabello González (Profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga) 
Como promotores de este proyecto, permaneceremos a vuestra entera disposición para ofrecer cualquier otra información requerida.  
Atentamente, 
Maite Pagazaurtundúa (eurodiputada del grupo ALDE) y Fernando Savater (Filósofo y escritor) 
 Enlaces a algunos documentos interesantes en inglés:
• Identity poison plan carried out since 1990 by the Catalan secessionist governments.  
https://www.docdroid.net/RSxImxx/catalan-government-in-the-90s-idendity-poisonplan.pdf   
• Gráfico extraído de la hoja de ruta hacia la independencia (41 páginas) incautada el pasado 20 de septiembre en el domicilio de Josep María Jové, número dos de Oriol Junqueras (vicepresidente del Gobierno Catalán) en laconsejería de Economía y Hacienda del ejecutivo catalán. Muestra la estrategia de control social según cada target. (En catalán). 
https://www.elindependiente.com/wp-content/uploads/2017/10/hiperventilados2.jpg 
https://www.docdroid.net/S0gyCim/strategy-for-social-control-according-to-differenttargets.pdf 
• El pasado 8 de octubre, los catalanes silenciados decidieron por primera salir masivamente a la calle –entre 350.000 y un millón, según las fuentes- y cantar “Viva España y viva Cataluña”; o “nosotros también somos catalanes”. 
https://streamable.com/8saia 
• Carta enviada a Jean Claude Juncker por 5 miembros fundadores de ¡Basta Ya! (Fernando Savater, Carlos Martínez Gorriarán, María San Gil, Rosa Díez, Maite Pagazaurtundua), asociación galardonada con el Premio Sajarov por su lucha cívica contra ETA y contra los fundamentos teóricos del nacionalismo étnico excluyente en el País Vasco. 
https://www.docdroid.net/fGzjFve/letter-to-eu-leaders.pdf 
• In Defence of The Freedom of Expression of Professor in Catalonia (International Manifesto)
https://profesoresxlalibertad.blogspot.com.es/?m=1 
• Statement on the lack of foundation on International Law of the independence referendum has been convened in Catalonia (Manifesto of Spanish Lecturers and Professors) https://www.docdroid.net/Y2yjJLU/aedpdiri.pdf
• Manifesto of Professors of Spanish Universities on the Situation in Catalonia https://www.docdroid.net/meghUGx/manifiesto-profesores-universitarios-eng.pdf
• Manifesto of Professors of spanish Professors of Constitutional Law in favour of the observance of the Constitution  https://www.docdroid.net/SxTwV7S/profesores-derecho-constitucional.pdf
• “Call to the democratic Left on the events in Catalonia”
https://www.opendemocracy.net/can-europe-make-it/group-of-social-scientistsworking-at-various-universities-and-citizens-in-barcel 
• Marginal Revolution (ECONOMY BLOG). About Catalonia: -Sobre política lingüística:  
http://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2017/10/catalan-spanish-languageissue-comments.html
-Sobre la deslealtad institucional:
 http://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2017/10/separatist-sentencesponder.html
• Foreign Policy: “Catalonia Leaving Spain Would Be Like Illinois Leaving the United States” (12/10/2017) 
http://foreignpolicy.com/2017/10/12/catalonia-leaving-spain-would-be-like-illinoisleaving-the-united-states/
• The Wall Street Journal: “Catalan TV Network Reflects Separatist Fervor” (08/10/2017) 
https://www.wsj.com/articles/catalan-tv-network-reflects-separatist-fervor-1388615902
• Reporters without borders demands respect for the free exercise of journalism in Catalonia 
https://rsf.org/sites/default/files/bilan_catalogne_en.pdf
• Algunos artículos del diario El País en inglés: 
- It’s time for the government to act on Catalonia (05/10/2017)
https://elpais.com/elpais/2017/10/05/inenglish/1507193503_273844.html
-What is really happening in Catalonia? (05/10/2017)
https://elpais.com/elpais/2017/10/03/inenglish/1507025584_438952.html
-Who in Europe supports the Catalan secessionists? (05/10/2017)
https://elpais.com/elpais/2017/10/04/inenglish/1507129814_170926.html
-Catalan police leader under investigation for sedition by High Court (04/10/2017)
 https://elpais.com/elpais/2017/10/04/inenglish/1507110391_236888.html
-There’s fake news in Catalonia too (02/10/2017)
https://elpais.com/elpais/2017/10/02/inenglish/1506943013_999238.html
- It’s time for the government to act on Catalonia
https://elpais.com/elpais/2017/10/05/inenglish/1507193503_273844.html
• Algunos artículos de prensa en España traducidos al inglés: 
https://voicesfromspain.com/
• Algunos artículos de investigación:
 -Roberto Garvía & Thomas Jeffrey Miley (2013): “Linguistic immersion” and political conflict in contemporary Catalonia. European Journal of Language Policy 5.1, 5–40
http://online.liverpooluniversitypress.co.uk/doi/abs/10.3828/ejlp.2013.2
- Thomas Jeffrey Miley (2007): Against the Thesis of the “Civic Nation”: The Case of Catalonia in Contemporary Spain, Nationalism and Ethnic Politics, 13:1, 1-37 
-Thomas Jeffrey Miley (2014): Democratic Representation and the National Dimensionin Catalan and Basque Politics”, Journal of politics culture and society, 27:291–322
-Enric Martínez and Thomas Jeffrey Miley (2010): The constitution and the politics of national identity in Spain, Nations and Nationalism, 16 (1), 6–30. 
• Catalonia: Political group leaders discuss situation with Frans Timmermans (04/10/2017) 
http://www.europarl.europa.eu/news/en/press-room/20171003IPR85246/cataloniapolitical-group-leaders-discuss-situation-with-frans-timmermans